martes, 16 de enero de 2018

¿Cómo descubre su vocación un/a orientador/a vocacional?

Vocación - Fuente de la imagen

Hace unos días, nuestra compañera Rebeca Llamedo agradeció su primer premio en la categoría A (blogs) de los V Premios OrienTapas 2017 por el blog Orienta2 en Nava con un relato en el que explica su vocación por la orientación educativa. Y tú, ¿eres orientador/a? ¿Cómo encontraste tu vocación por esta profesión? Puedes responder en esta entrada o en los temas abiertos en redes (Twitter, Facebook y LinkedIn)



Hubo una vez un sueño. Un sueño en el que una adolescente buscaba su vocación. 
Primero lo encontró en la historia. Luego quiso ser química. Después paso por una fugaz etapa, en la que se veía como matrona. Finalmente optó por la enfermería. Pero los cálculos fallaron y no pudo acceder a esos estudios. 
Así que sólo quedaban tres opciones. Magisterio no era bien visto en casa. Empresariales, ni de broma, pues las matemáticas no eran lo suyo. Pedagogía estaba en el tercer puesto. Finalmente fue la elegida. El criterio de elección fue muy simple: cuando tu mejor amiga decide antes que tú y tú no tienes nada claro, la respuesta está ante tus ojos. 
Una vez pasada esa etapa, resulta que las estrellas se alinearon y la opción elegida fue sorprendentemente acertada.  
Los años pasaron y aquella adolescente perdida, se ve ahora sentada frente a frente con adolescentes, que se encuentran ante la misma indecisión. Pero con una salvedad, que cuentan con una implicada orientadora. 
Muchas gracias a todos los que me habéis elegido entre tantos candidatos. Me siento enormemente agradecida. Sois muchos los que ayudáis a hacer de mi trabajo, un campo cada día más interesante. Y aunque mi vocación haya llegado tarde, estoy casi segura de que alguna fuerza mayor me llevó a acabar trabajando en este precioso y difícil terreno (por qué no decirlo), de la orientación educativa.  
No pasa ni un sólo día en el que no intente ser mejor profesional que el anterior. No sé si lo consigo. Seguramente no.  
Todo lo que me ha aportado esta profesión es mil veces mayor, de lo que yo le pueda aportar a ella.  
Pero de una cosa estoy segura: nadie podrá decir nunca que no lo intenté.






Orientadora educativa. 

Dirige la sección #LibrosParaOrientar en OrienTapas

2 comentarios:

  1. Gracias a Rebeca por este relato personal. Muchos nos sentimos identificados.

    Nunca he tenido muy claro que la vocación sea algo que haya "que descubrir", sino algo que "te descubre" a ti. Tu vocación es ese lugar en el que encuentras una mezcla de lo que te gusta, lo que te apasiona y lo que sientes que se te da bien. En mi caso, mi vocación no fue tampoco exactamente la de ser orientador desde el principio. En COU mis asignaturas favoritas eran Biología y Filosofía, y un buen dia (costó) vi que en Psicología podía tener un poquito de la base de ambas. Ya dentro de la carrera, las asignaturas que más me gustaban tenían que ver con el Aprendizaje y el Desarrollo evolutivo... así que todo me fue llevando hacia la especialidad de Psicología Evolutiva. Hice prácticas en diferentes contextos, principalmente en el escolar y en el ámbito social, y me sentí muy a gusto en el ámbito educativo, con personas de cualquier edad. Es esta, la de orientador educativo, una profesión que vas construyendo poco a poco, con mucho trabajo y formación continua detrás. Es además un proceso inacabado: cuanto más he ido aprendiendo, más preguntas me ha hecho hacerme.

    Como decía José Agustín Goytisolo en uno de mis poemas favoritos, "Palabras para Julia":

    "No sé decirte nada más pero tú debes comprender que yo aún estoy en el camino."

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por compartir vuestras experiencias y vivencias personales... también me siento identificado con ellas. Además, las historias de vida, tienen un enorme potencial para trabajar temas relacionados con la orientación vocacional... ¡Gracias!

    ResponderEliminar