martes, 10 de mayo de 2016

¿Qué libro recomendarías a quien no consigue encontrar su vocación?

En las últimas semanas publicamos en este blog una entrada sobre cómo leer llena y el año pasado también recopilamos una serie de #librosparaorientar. Por eso nos ha gustado tanto una iniciativa de Educaweb en la que han preguntado a varios profesionales del ámbito de la educación, psicología y orientación sobre qué libro recomendarían a alguien que no consigue encontrar su vocación. Las personas consultadas ofrecieron estas 8 sugerencias de lectura:

  • El hombre en busca de sentido, de Viktor E. Frankl
  • La ladrona de libros, de Markus Suzak
  • El juego de Ender, de Orson Scott Card
  • Coses que no podrem evitar, de Verónica Sánchez Orpella 
  • El Principito, de Antoine de Saint Exupéry
  • Un mundo feliz, de Aldous Huxley
  • Ética para Amador, de Fernando Savater
  • Búscate la vida, de Marcos Álvarez

Y tú, ¿qué libro recomendarías a quien no consigue encontrar su vocación? Añade tu sugerencia con un comentario a esta entrada o en redes, tanto en espacios públicos (en Twitteren Facebook) como en comunidades cerradas de OrienTapas (GrupOrienta en Google+ y Grupo de Consultas, dudas y experiencias en LinkedIn). También puedes añadir un comentario a esta entrada. Actualizaremos esta entrada con vuestras sugerencias.


"Las razones para elegir El Principito de Saint-Exupery son porque, además de su originalidad, ayudará a los jóvenes a conocerse a sí mismos. Es fácil de leer, estimulante y motivador. Les servirá para reflexionar y cambiar algunos prejuicios y estereotipos." (Juan A. Planas, orientador, 20-4-2016
"La idea de buscar sentido en la vida es importante, ya sea a la hora de definir la profesión como por muchos otros aspectos. En El hombre en busca de sentido de Viktor E. Frankl se habla de la importancia de adoptar una actitud positiva ante la vida. Es curioso como a una persona, cuando acaba secundaria, le pueden pasar dos cosas: O bien no sabe hacia dónde ir; o ya lo sabe demasiado y ya querría haber acabado los estudios para dedicarse a lo que le interesa. Una vez que ha acabado los estudios, lo que más desearía sería encontrar trabajo. Si tiene la suerte de encontrarlo, es fantástico, pero lo más decepcionante es que, en muchos casos, el entusiasmo no dura todo lo que tendría que durar. Pasado cierto tiempo existe el riesgo de caer en el desencanto. Esto pasa tanto en la profesión como en la pareja, las dos decisiones fundamentales que se toman entre los 15 y los 25 años. En todos estos casos, es muy importante tomar conciencia de las actitudes que adoptamos ante la vida. Es importante tomar conciencia de la última de las libertades: decidir qué actitud adoptaremos ante la vida." (Rafael Bisquerra, catedrático, 20-4-2016)

No hay comentarios:

Publicar un comentario