viernes, 6 de diciembre de 2013

¡Somos ORIENTACIÓN!

Quiero compartir hoy un fragmento de un texto publicado esta semana en el blog de la renovada Asociación de Profesores de Orientación Educativa de Murcia (APOEMUR), en el que, entre otras cosas, se explica el trabajo de los orientadores educativos. Os recomendamos, por cierto, seguir el blog de APOEMUR y su cuenta en Twitter y Facebook.

"Hace más de tres décadas, algunos países europeos iniciaron la escolarización de alumnos con importantes dificultades de aprendizaje en las mismas aulas en las que se acogía al conjunto de todo el alumnado. Este proceso de integración escolar se importó a España, donde, en los últimos veinte años, se ha implantado la figura del orientador educativo, un cuerpo de licenciados en Pedagogía o Psicología, que en primaria conforman equipos de asesoramiento especializado a los Centros, y en los Institutos de enseñanza secundaria forman parte de su plantilla de profesores. 
Este profesional ha gestionado desde entonces la respuesta a la diversidad educativa, trabajando con todos los agentes implicados: alumnos, padres y profesores, y contribuyendo a que cualquier problema, independientemente de su causa, encontrara la forma más racional y adecuada de solución. 
Los orientadores han facilitado la formación y las condiciones de aprendizaje de miles de chicos y chicas, asesorando sobre los itinerarios formativos más acordes a los intereses, las características y los deseos de nuestros jóvenes y respondiendo a las demandas de toda una sociedad que busca y precisa en los centros educativos la necesaria atención, la deseable comprensión, le prescriptiva solución, la debida profesionalidad y la mejor educación posible. 
El orientador detecta las dificultades de aprendizaje, las analiza y valora, y define las medidas más adecuadas para ajustar la respuesta educativa al logro del máximo potencial formativo de nuestros alumnos, de todos ellos: discapacitados; con desventaja social, económica y cultural; de altas capacidades; con dificultades generalizadas o específicas de aprendizaje; con mejor o peor rendimiento … 
Así pues, según sean los factores que incidan en el aprendizaje, se ajusta la intervención del orientador, tanto desde la prevención -generando y promoviendo espacios y programas ricos en estímulos que posibiliten el desarrollo integral del alumnado- como sintomático -una vez detectado el problema, consensuando y concretando criterios de solución, en coordinación con las instancias corresponsables educativas-. 
La labor del orientador es, en definitiva, contribuir a mejorar la educación en nuestros Centros, ofreciendo posibilidades y caminos a nuestros alumnos para que encaren y se preparen para el futuro que más se acerque a sus sueños, potenciando de forma efectiva todas sus capacidades y competencias."

2 comentarios:

  1. Hacer visible la tarea del orientad@r es una tarea pendiente desde hace muchos años. Quizás ahora es el momento de sumar esas voces, lanzarlas a la sociedad para que sean escuchadas. Muchas gracias Alberto por hacer eco de nuestras voces.Desde Apomur te envía un saludo Loli presidenta de la Asociación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Loli. Me gustó mucho tu texto. Un abrazo

      Eliminar